Desde este blog se pretende difundir la historia, el arte, la cultura y la naturaleza de la villa y del valle de Echo, uno de los enclaves pirenaicos de Aragón, más hermosos y dinámicos. Su pasado, presente y futuro merecen la pena conocerse y compartirse. Con mi admiración , cariño y la mayor modestia.

sábado, 30 de abril de 2022

EL CHESO JUAN MATHEO MANGE, SOLDADO Y EXPLORADOR EN TIERRAS DE NUEVA ESPAÑA . SIGLOS XVII-XVIII

 


El pasado mes de diciembre de 2021 traje al blog la reseña biográfica de un personaje histórico olvidado, nacido en Echo,  que fue gobernador y capitán general de Nuevo México en el siglo XVII: Domingo Jironza Pétriz de Cruzat (ver el siguiente enlace: https://echosinhache.blogspot.com/2021/12/el-cheso-domingo-jironza-petriz-de.html) hoy traigo la de su sobrino, Juan Matheo Mange Cabero, militar y explorador cuya biografía no es menos interesante.

Juan Matheo Mange (o Manje) Cabero, nació en Echo en 1670 y debió pertenecer a una familia acomodada que le permitió recibir una buena educación como se desprende del lenguaje que utiliza en sus escritos. A los 22 años, se embarcó en Cádiz el 18 de julio de 1692 en la flota del general conde de San Remin rumbo a las Indias Occidentales del Virreinato de Nueva España, territorio integrante del imperio español entre los siglos XVI-XIX  que además de incluir numerosos estados de los que actualmente componen los Estados Unidos, incluía por completo el actual estado de México y los países que componen hoy en día América Central, Venezuela y la islas caribeñas.



En 1693 llegó a Sonora, en Nuevo México donde su tío , el general Domingo Jironza Pétriz de Cruzat que llevaba allí desde 1680 , ejercía como gobernador de armas (ver el enlace anterior sobre Jironza). A la llegada de Mange, su tío había sido nombrado "capitán gobernador de la compañía volante nuevamente fundada de 50 soldados para la dicha provincia de Sonora". Esta compañía móvil se ocupaba de la seguridad y el castigo contra los "robos, muertes y asedios de las bárbaras naciones apaches, jocomes y apóstatas, janos y sumas...". Juan Matheo Mange se incorpora a dicha unidad con el grado de alférez.

Apenas hacía unos meses de la llegada de Mange y su incorporación a la "compañía volante" cuando su tío Domingo Jironza lo destina  a la protección y acompañamiento de varios misioneros jesuitas en su labor de descubrimiento de nuevas tierras, evangelización de indios y fundación de misiones. Entre ellos se encontraba el famoso jesuita de origen italiano Eusebio Francisco Kino y su compañero el jesuita aragonés Agustín de Campos, nacido en Villanueva de Sijena, con los que realizaría sus numerosos viajes de exploración, fraguándose entre ellos una gran amistad como se desprende de los diarios de viaje de Kino y Mange.



Eusebio Francisco Kino, llamado el Padre Kino, había nacido en el pueblecito de Segno en el Tirol italiano cerca de la ciudad de Trento en 1645. Dotado de una gran cultura fue explorador, cartógrafo, geógrafo y astrónomo. Al concluir sus estudios teológicos en Innsbruck el Duque de Baviera le invitó a desempeñar las cátedras de ciencias y matemáticas en la Universidad de Ingolstadt, pero Kino había solicitado unos años antes ser enviado a China al terminar sus estudios. Sin embargo, sólo había en ese momento dos misiones disponibles, una para Filipinas y la otra para Nuevo México sorteándose entre los candidatos y tocándole ésta última a Kino.

A mediados de 1678 Kino junto con otros dieciocho compañeros embarcaba en Génova rumbo al puerto de Cádiz con la esperanza de alcanzar la flota de verano que salía para Nueva España. Sin embargo, las condiciones adversas de navegación condujeron a la embarcación cerca de Ceuta y ese error les impidió alcanzar a la flota imperial española, por lo que tuvieron que esperar en Cádiz nada menos que dos años hasta la siguiente expedición, tiempo que aprovecharon para aprender el idioma español. Finalmente en 1680 consiguieron pasaje los misioneros en el buque Nazareno pero éste encalló a la salida de la bahía de Cádiz, por lo que tuvieron que esperar de nuevo otros seis meses hasta conseguir llegar a su destino. 

Para cuando Kino llega a la Pimería y consigue el apoyo de Domingo Jironza para sus expediciones, ya llevaba diez años en Nueva España, había recorrido la península de la Baja California y realizado varias expediciones evangelizadoras. Con la inseparable compañía y apoyo siempre de Juan Matheo Mange, hizo numerosas nuevas expediciones durante años (40 viajes de exploración)  y fundó más de una docena de misiones en los territorios de la actual Sonora (México) y de Arizona (Estados Unidos). Kino moriría en la localidad de Santa María Magdalena, actualmente llamado Magdalena de Kino en Sonora, México el 15 de marzo de 1711 en compañía del aragonés Agustín de Campos y sus restos, encontrados bajo la plaza de armas de Magdalena en 1966 son venerados en el mismo lugar en que fue sepultado bajo un mausoleo que se le dedicó. 

Mausoleo del Padre Kino en Magdalena de Kino


El Congreso de los Estados Unidos de Norteamérica alberga el famoso National Statuary Hall, un conjunto de pasillos y corredores donde están las estatuas donadas por los estados de la Unión, dos cada uno, que representan a aquellos hombres y mujeres que más se significaron en el desarrollo de dichos estados. Uno de los que eligió el estado de Arizona fue el Padre Eusebio Kino, y hoy su estatua se encuentra en el Capitolio como reconocimiento a su labor.

Una de las esculturas dedicada al Padre Kino

El apoyo de Domingo Jironza a las expediciones de Kino se vería paralizado en 1701, pues aquel fue removido de su puesto como Alcalde Mayor de la Provincia de Sonora y sustituido por Jacinto Fuensaldaña a quien un autor describe como quien "...introdujo en Sonora los principios de la concusión, la mordida y el prevaricato...". Este reemplazo bloqueó el apoyo dado por Jironza a la labor misionera con el nombramiento de su propio sobrino Juan Matheo Mange y Cabero como Teniente de Alcalde Mayor en la Pimería Alta (puesto que ocupó hasta 1703), lo que a la vez impidió que éste como militar siguiera acompañando a Kino en sus exploraciones para dar fe de lo logrado. Mange, además de relatar éstos viajes en su libro Diario de las Exploraciones en Sonora .Luz de Tierra Incógnita, que escribió a finales de 1706 y una segunda versión en 1720, realizó numerosos mapas cartográficos que lamentablemente no han llegado hasta nuestros días.

La amistad y lealtad de Mange hacia Kino fue tal que incluso llegó a arriesgar su vida por él durante el levantamiento de los indios en 1695. Cuando un grupo de indios pimas se dirigía a la misión de Dolores tras haber dado muerte a otro misionero jesuita, Mange intentó covencer a Kino de la conveniencia de salir huyendo, pero ante su negativa, Mange, ya con el grado de capitán, decidió permanecer junto a Kino. Finalmente el ataque no llegó a producirse. 



En 1708, Juan Matheo Mange se casó con María Agreda Pérez Granillo y Avila, hija del segundo Alcalde Mayor de Sonora, Francisco Pérez Granillo y Galván y residió en el Real de Minas de San Juan Bautista de la Provincia de Sonora, al igual que su tío Domingo Jironza. Este fallecería en Sonora en 1717.

A pesar de su gran amistad con los misioneros jesuitas Kino y Agustín de Campos, en 1707 encabeza una queja dirigida al obispo de Durango en contra de los jesuitas que se dedican demasiado a los indios y por ende desatienden a los españoles y castas además de quedarse la propiedad de las mejores tierras existentes para las misiones. Esta serie de expresiones de Mange llevaron a que los jesuitas amenazaran con abandonar su labor misional si no se ponía remedio a esos graves cargos. En consecuencia, el gobernador de Nueva Vizcaya, Juan Fernández de Córdoba, ordenó el arresto de Mange y fue conducido cargado de grilletes a Parral para ser juzgado, así como que se le embargaran todos sus bienes. A principios de 1708 los jesuitas se retractaron y le pidieron al gobernador la liberación de Mange, a lo que accedió ordenando que fuera puesto en libertad "sin preguntar la causa de su prisión" lo que obviamente molestó a Mange quien había sufrido la vergüenza de haber sido llevado preso desde Sonora y verse liberado sin explicaciones. Mange se enfrentó por ello al gobernador, quien lo mandó encarcelar de nuevo parece ser que por poco tiempo "para que le sirva de castigo a su inobediencia, subsista preso en dicha cárcel hasta que a su Señoría le parezca equivalente castigo a su culpa".



Finalmente parece ser que Mange y los jesuitas llegaron a un acuerdo verbal y que mientras éstos retiraron sus cargos contra él, Mange omitió los comentarios que había hecho respecto a los jesuitas en la "Conclusión" de la segunda edición en 1720 de su obra publicada inicialmente en 1706.

En 1723, Mange vivía en Arizpe (Sonora) antes de trasladarse al Real de Motepori, y en 1726 vuelve a haber noticias de él por un asunto relacionado con los jesuitas, siendo llamado a declarar ante el alcalde mayor, José Garro. Finalmente falleció en 1727 en Arizpe a los 57 años de edad , en el olvido de sus contemporáneos. Su obra Luz de Tierra Incógnita, está considerado uno de los primeros relatos acerca de la región habitada por los apaches y los indios pimas tratando de las costumbres y hábitos de estas tribus. Fue leída por el gran naturalista y explorador A. Humboldt y traducida al alemán y editada en 1954 en Estados Unidos. 


Indio pima

Sirva este breve repaso biográfico de recordatorio de un cheso que dejó su impronta en aquellas lejanas tierras de la Nueva España, injustamente olvidado.


Ruta del Padre Kino con las misiones fundadas por él






11 comentarios:

  1. Interesantísimo!! Gracias Antonio.

    ResponderEliminar
  2. Imagino que en su pueblo, Hecho, no hay ninguna calle, ni plaza, ni referencia pública a este personaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamentablemente no. Creo además que hasta ahora resultaba completamente ignorado como pasa con tantos personajes en tantos lugares. Saludos.

      Eliminar
  3. Yo sabia que algo bueno habríamos de tener en la sangre.!

    ResponderEliminar
  4. ¡Cuánto se aprende en tu blog! Gracias.

    ResponderEliminar
  5. ¡Cuánto se aprende en tu blog! Muchas gracias.

    ResponderEliminar